miércoles, febrero 14, 2007

True colors

Desde chica, el color que menos me gusta es el amarillo. No tengo nada para vestirme que sea amarillo, y sólo lo aguanto cuando está acompañado de otros colores. Será porque no me gusta tanto el sol. Tengo un espejo de mano amarillo eso sí, y un destacador. Creo que es lo único.
Los que sí me gustan mucho son el rojo y el verde. Juntos, como en las frutillas recién lavadas, o en flores rojas de tallo verde, me dejan pegada mirando.
Todo esto de los colores a propósito de que a una amiga no le gustó que su novio se vistiera con una polera rosado claro, y lo molestó todo el rato. Me acuerdo que en un capítulo de Los Simpson pasó lo mismo cuando Homero fue a trabajar con un camisa rosada y todo el mundo lo subió en el columpio.
Pero qué tanto vestirse de uno u otro color. No se trata de ponerse extremo como Agatha Ruiz de la Prada, pero uno debería vestirse según el estado de ánimo, y no siempre de colores fomes. El trabajo es el trabajo, pero bueno, para lo otro están el fin de semana y los días libres. ¿O no?

5 comentarios:

Cristian dijo...

Pobre Homero! Y había sido culpa de Bart, que puso su gorro en la carga de camisas...

A mí una vez me dijeron que me veía mejor con colores brillantes que apagados. Antes me vestía más oscuro, con azul marino, negro y gris. Empecé a ocupar tonos rojos, amarillos, verdes y celestes y aparentemente la imagen mejoró... lo curioso es que también hubo un cambio por dentro. No tengo claro cuánto de eso se debe a la ropa.

Saludos!

LA FURIA dijo...

-Cuando alguien anda siempre de oscuro parece que no se cambiara de ropa. Eso no es mito.

-Yo tengo una polera rosada y una vez me tiraron un palo, pero da igual, si todos saben que uno es hombrecito.

-Las mujeres bien formadas con pantalón blanco son nuestra debilidad. Es científico.

-Ahora que lo mencionas: el único color ausente en mi armario es el amarillo. ¿Será por Hellmins?

pame dijo...

jaja, mi vieja tiene un issue mal con el amarillo, no sólo jamás se pondría algo de ropa de ese color, sino que además le da ataque ver vestido a alguien de amarillo... mal...

yo tengo una cosa con el rojo. excepto la ropa me encantan las cosas rojas, los zapatos de charol rojo cuando chica, los zapatos cuando grande, bolsos, bicicletas, cubrecamas, futon, mal.. en un momento mi casa se estaba poniendo entera roja, ja que la raja. bueno, eso, saludos!

RIPNE dijo...

Yo abuso del azul en variedades de tono. Igual mis poleras favoritas son una azul carreteada y una rosa pálido que tiene una postura. Vieras lo que hinché hasta que encontré una de ese color.
¿Prejuicios? Son de los demás. Los demás son eso... los demás. No son importantes.
Mi heterosexualidad la demuestro in door y no con la ropa que ande. Igual los que te echan talla es porque seguramente no se podrían poner una aunque les tentase el diseño, je!.
Entrete el blog, llegué por Domarchi

RIPNE dijo...

Ahhh, lo olvidaba. Lo que dice Inostroza de las mujres de blanco ESA ABSOLUTAMENTE CIERTO, aunque el pantalón debe ser delgado. ES PERENTORIO!!!