jueves, junio 08, 2006

El día en que entré al cine sin pagar

No es algo de lo que me sienta orgullosa, pero se dieron las cosas y vi “Piso Compartido 2” sin pagar los $1.500 de la entrada, porque más encima de todo era miércoles. La historia fue así: mi hora con el dentista se había acabo a la 1.00 pm y tenía que esperar hasta las 4.00 pm para entrar al trabajo. Tenía un libro para leer y esa era mi intención, de hecho fui al cine Tobalaba para sentarme en las sillas del pasillo y leer ahí, pero “algo” pasó. Me senté, saqué el libro y me di cuenta de que no había nadie por ahí. Nadie. La señora de la boletería estaba por el otro lado y el señor que pone las películas... supongo que estaba poniendo la película justo en ese momento, porque empezaba a las 13.30.
Caminé un poco y llegué a la puerta de la sala. Había tres personas dentro y me di cuenta de que si eran cuatro nadie se iba a dar cuenta, así que me senté y no salí de ahí hasta dos horas después.
No me arrepiento, pero me da pena que el cine sea tan pobre, parece que no va mucha gente y más encima yo haciendo perro muerto. Ahora pienso que si le agregan un caso más a ese comercial que dan antes de cada película contra la piratería, tendría que aparecer yo entrando como ladrona y arriba con unas letras blancas que digan “No entrarías al cine sin pagar”, para que al final aparezcan las palabras “Es-un-crimen”.
Sobre la película, aunque me gusta leer las críticas, creo que no soy buena para hacer una. No me gusta escribir en tono docto, me sale mejor hablando de lo que sentí o lo que aprendí después de ver cada película, así que acá van mis impresiones de “Piso Compartido 2”, aunque después me enteré de que su nombre original es “Las muñecas rusas”, y con mucha razón:
- Después de ver todos esos paisajes, más ganas me dan de conocer Londres y subirme al segundo piso de esos buses rojos.
- Pucha que son raros los hombres. Están de lo mejor con una niña y la quieren, pero igual la engañan.
- Me dan ganas de aprender francés. Jamás tendría ese acento, pero podría entenderlo todo. ¿Será muy difícil el francés? Yo fui muy tonta, porque en séptimo y octavo básico sabía un poco, me defendía, pero ahora lo olvidé todo. Sólo sé que pollo se dice poulet, padre se dice pere, ecolé es escuela y conozco varias palabras sueltas más, pero nada que me permita hacerme entender si algún día voy a Francia.

1 comentario:

jlriffo dijo...

Buenísimo el blog. Me reí mucho con lo de bombaaaaa, jajaja.
Tus apuestas pra el mundial coinciden bastante con las mías, de hecho, ahora estoy replanteandome algunas (que bueno que todavía no entrego la cartilla).
Y sobre lo del cine, bueno, creo que yo habría pagado a la salida porque de verdad da pena cagarse a un cine que ya está cagado. Si lo hicieras en el Hoyts, te aplaudo.
Saludos y sigue escribiendo que está entretenido (te agregaré a mis links).
JL