sábado, julio 21, 2007

Repasando las clases de historia

Atrás quedaron los tiempos en que me sabía de memoria la lista de los presidentes de Chile y sus años de gobierno desde la Independencia hasta hoy. Eso fue en el contexto cuarto medio y preparación de la PAA (se me está cayendo el carnet en mala, pero lo asumo).

La cosa es que el viernes por la noche, tipo 20.00 horas, tuve una clase de historia sorpresa en el lugar menos pensado: el Cementerio General. Con una amiga nos inscribimos a principios de julio para hacer el tour nocturno y aparte de pasar un muy buen rato, aprendí cosas que no sabía y recordé otras tantas.

Éramos alrededor de 60 personas, ningún gótico ni freakie para los mal pensados, pura gente normal. Hacía mucho frío y todo estaba muy húmedo, la vela que llevábamos no calentaba nada.

En la entrada principal, el administrador nos explicó que íbamos a estar todo el tiempo acompañados de un guía, que apagáramos o silenciáramos los celulares, que no nos separáramos del grupo, que su hijo y su sobrino iban a estar de guardia con linternas para alumbrarnos en los caminos irregulares y que estaban comunicados con Carabineros y GPS (sospecho que esto último lo dijo sólo para asustarnos).

El administrador volvió en un rato disfrazado del monje Dominique, cubierto con una túnica café, un bastón y con la cara pintada, simulando más años de los que tiene. Nos hizo formar una medialuna y, con voz tétrica, nos pidió que nos preparáramos para adentrarnos en los misterios de la muerte, porque nunca se sabe con lo que uno se puede topar. Hablaba acercándose mucho a los que estábamos adelante, mirando fijo a los ojos, así que cuando me tocó a mí el encuentro “face to face”, me costó disimular mi risa interna.

Así partimos caminando, deteniéndonos en las tumbas de Pedro Montt, Andrés Bello, Jorge Alessandri, Manuel Blanco Encalada, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende y muchos otros. Cada uno tiene su lápida recordatoria especial.

Esa era la parte histórica, porque también hubo una de leyendas urbanas y esculturas destacadas. Entre las últimas, las obras de Rebeca Matte la llevan, muy lindas y muy expresivas. Es un bonito lugar el Cementerio General, yo no sabía que había mausoleos que imitaban a culturas como la griega, romana, egipcia y azteca. Tampoco me acordaba que el cementerio como lo conocemos hoy existe desde 1821 y no tenía idea de que la única fosa común que existe en la actualidad es la de los muertos en el incendio de la iglesia de la Compañía, ocurrido en 1863 en plena misa.

La sección “Leyendas urbanas” incluyó visitas a las tumbas de Romualdito, La Novia y La Llorona. Incluso entramos dentro de las columnas de un mausoleo donde supuestamente se aparece la llorona para ver “si nos la encontrábamos”. Esta fue la parte donde los "guardias" hacían ruidos o se te cruzaban de improviso en las esquinas para asustar a los incautos.

Yo pensé que el recorrido sólo se haría por las avenidas, las calles principales del cementerio, pero me gustó que pudiéramos entrar a todas partes. Incluso había tumbas tan estrechas que teníamos que avanzar en fila india.

El guía merece un párrafo aparte. Excelente en las fechas y en los relatos, buena voz, buena caracterización. Muy gracioso que cada vez que caminábamos soltara un “Por acá por favor, criatura de Dios” o “Permiso, criatura de Dios”.

El minuto peak fue cuando sonó un celular y todos nos miramos con cara de “Quién fue el pastel que no hizo caso a las instrucciones”. El celular resultó ser del monje Dominique, que con su misma voz tétrica dijo como disculpa “Estas cosas a veces pasan”. Risa general.

Caminamos dos horas y media y terminamos congelados, pero me encantó la visita. Al que no le den miedo este tipo de recorridos (una tercera amiga no quiso ni hablar del tema cuando la invitamos a unirse), yo se lo recomiendo. $2.000 es poco para todo lo que uno aprende.

Antes de ir, me plantée si lo hacía por morbo, y la respuesta es no, no esperaba ver nada paranormal. Ni siquiera creo que pase algo así en un cementerio, donde la gente que fue sepultada debería estar descansando en paz. Pero sí me llamó la atención que fuera nocturno. No me da miedo “el patio de los callados”, lo que sí me asusta es “el patio de los que hablan y asaltan con cortaplumas”.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Great!
Que buenos tus escritos. Que vida mas interesante y llena la tuya.

Andrea dijo...

En general no me gustan los tours, se parecen demasiado a estar en un colegio, para mi gusto.

Pero este que relatas se ve interesante! Y barato también. Siempre me han gustado las cosas que asustan (o pretenden hacerlo), así que tomaré en cuenta el dato.

Saludos,

~ Andrea ~

Cristian dijo...

¡Yo quiero ir de gira al cementerio! Igual es un poco tétrico, es cierto. Pero me atrae la idea. Algún día lo haré. Saludos.

Edge dijo...

Que heavy!

Debo recordar la historia de mi país...

Y es que me gusta conocer de todo... y en estos momentos mi cerebro está un poco colapsado con tanta información.

Mañana comienzo a leer.

SalU2
T.

Nacho dijo...

Un tantín tétrica la visita. Aunque he de reconocer que hay panteones que son verdaderas obras de arte.

Saludos.

Mikamy dijo...

La verdad esque nunca me ha gustado visitar cementerios, pero siempre he querido estar en un cementerio de noche así que un tour así si lo tomaría. Acá en Talca muchísima gente pasa el año nuevo en el cementerio, ¿hacen lo mismo en santiago? Y concuerdo contigo, hay que tenerle más miedo a los vivos que a los muertos, aunque con mi familia hemos tenido experiencias paranormales dignas del día menos pensado.

Un abrazo, cuídate!

chica mandarina (con interior azul) dijo...

jajajaja, yo también le tengo más miedo a ese patio. Aunque discrepo contigo en que en un cementerio todos descansan en paz.

Yo también quería ir! pero no he tenido tiempo. Creo que iré en verano para no cagarme de frío. Una vez fui al Católico y me pareció asfixiantemente tétrico a ratos... A pesar de todo, es una experiencia entretenida y oscuramente culturizante.

Saludos!

Princessa dijo...

Me cago de susto ir al cementerio de noche.
Nica!!!!
Un abrazo tenebroso

BELMAR dijo...




"Una pesada neblina comienza a enturbiar la luminosidad de la mañana. Los dioses empiezan a perder su lozanía y una vejez prematura y dolorosa asoma a sus semblantes. Marchitan y palidecen; pierden el vigor, y los atributos de su fuerza y poder caen de sus manos. En las ramas, las manzanas divinas empiezan a perder su frescura y pronto han de caer como las hojas."

(De "El Anillo del Nibelungo", Richard Wagner)


BELMAR

BELMAR dijo...




"Una pesada neblina comienza a enturbiar la luminosidad de la mañana. Los dioses empiezan a perder su lozanía y una vejez prematura y dolorosa asoma a sus semblantes. Marchitan y palidecen; pierden el vigor, y los atributos de su fuerza y poder caen de sus manos. En las ramas, las manzanas divinas empiezan a perder su frescura y pronto han de caer como las hojas."

(De "El Anillo del Nibelungo", Richard Wagner)


BELMAR

eat-desserts dijo...

Genial!! dímelo a mí que -casi nunca, pero igual- trabajo con muertos.

Interesantísimo, quedé con muchas ganas de ir...voy a averiguar entonces como se hace y ver quien se me quiere unir.

En Boston fuimos a un cementerio, pero de esos pequeñitos, en plena ciudad...no creo que esto sea lo mismo.

saludos

Verónica Reyes Serra dijo...

¡¡Qué buenaa!!
A todo esto: hace como un mes vi un capítulo de "El día menos pensado" y se trataba de unos jóvenes que tomaban ese tour en el cementerio para luego separarse del grupo e ir a hacer espiritismo por ahí.

Oye ¿y la tumba de la Catalina de los Ríos y Lisperguer, más conocida como la Quintrala, también está ahí?


Abrazos, colega buena onda.

Marta Salazar dijo...

increíble! gracias x el relato!

Leonardo dijo...

AHHHH...cementerio general. me encanta pasearme por ahi, pero no sabia que se hacian recorridos de noche!!!
yo quiero!! :S dame el dato de como inscribirse?? bueno, aparte de eso, yo muchas veces ando recorriendo sus calles, es, mas, muchas de las cosas que relatas se me vienen a la cabeza inmediatamente con imagenes...
es notable, ademas que conozco al administrador del cementerio personalemnte, un tipo simpatico, claro que la vez que lo conoci por primera vez fui a preguntarle si podia sacar fotos pa un trabajo y terminamos conversando mas de 2 horas, supongo que eso debio haber sido antes de los paseos nocturnos.
Lo que si no podria hacer es pasearme por el Cementerio Catolico que esta en frente... ese me da escalofrios hasta de dia :S
saludos!

Alejandra dijo...

ANDREA: A mí me gusta el esquema guía-seguidores... me siento como la alumna que aprende y eso me encanta.
CRISTIAN: Sí, absolutamente recomendable.
EDGE: Hay que saber, sobre todo de tu país. Ayer viendo "Héroes" de Canal 13 me quedé dormida, así que tengo la deuda de leerme la biografía de Manuel Rodríguez.
NACHO: Todas las construcciones dicen algo de un país. Especialmente los cementerios, por eso me gustan.
MIKAMY: He escuchado eso de pasar el Año Nuevo en cementerios en regiones. No sé si acá en Santiago se haga, hasta donde yo sé, el horario de cierre es a las 18.00 horas.
MANDARINA: Tienes razón, no todos descansan en paz a pesar de estar enterrados. Esperemos que sea la minoría.

Alejandra dijo...

PRINCESSA: Igual que mi amiga, y totalmente respetable.
BELMAR: Bonito extracto. Ad hoc además.
VALE: Sí, mejor ir acompañada. No por miedo dentro, sino por la partida a tu casa después desde Recoleta. El mail de contacto es tournocturno@cementeriogeneral.cl
VERO: Claro, no falta el pastel que busca tierra de cementerio para sus hechizos de quién sabe qué. La tumba de la Quintrala no está en el Cementerio General, sino que en la iglesia de San Agustín (Estado con Agustinas), pero el lugar exacto no se sabe. Esa es la misma iglesia en donde ella encargó misas por su alma después de muerta.
MARTA: De nada. Ahora leí lo del supuesto baby boom.
LEONARDO: El mail está más arriba. No he entrado nunca al Cementerio Católico, pero todo el mundo dice que es tétrico y peor que el C. General.

Paulix dijo...

Aquí la tercera amiga que no quiso ir reivindicándose... estoy 200% de acuerdo de lo instructiva que puede ser una vista al cementerio, y de hecho encuentro que son lugares muy lindos... pero de día!!! Yo soy seca para autosugestionarme, así que probablemente se me hubiera aparecido no sólo la Llorona, sino que ella y todas sus amiguis con las que carretea entre las tumbas!

Bárbara dijo...

Excelente el recorrido, y el guía es lo mejor: culto y gracioso a la vez.
Recomendable 100% el tour, porque los cementeros, además de ser verdaderos museos al aire libre, son probablemente de las zonas de nuestra ciudad que menos conocemos. De tétrico, nada.

Katy dijo...

interesante paseo, pero con lo miedosa que soy uff, no podría dar ni dos pasos con los ojos abiertos!, pensaría que la llorona está al lado mío.

katy
http://meapesta.blogspot.com

kotto dijo...

que entretenida experiencia... me gustaría hacer ese "tour" ...
pero me asalta una duda en ese grupo nadie se asusto???

El Analista dijo...

Hey, exelente cronista, leyendo era acercarse al lugar, si estoy de aquel lado de la cordillera sera una visita segura.

puppetmaster dijo...

Hey!!! en ningun lado comentaste que iban protegidas de un macho recio y corajudo. Es decir, Yo.

snif!!!

Alejandra dijo...

PAULA: Te queremos igual, y tu punto es completamente entendible. Recordemos que yo todavía me asusto con Chucky.
BÁRBARA: De tétrico nada. Si uno va con afán de aprender, así será.
KATY: Podrían hacerlo de día también.... a lo mejor va más gente.
KOTTO: Sí, hubo sustos, pero provocados por los guardias que doblaban la esquina sin advertirte y frente a tu cara, o se aparecían de la nada. No fueron sustos paranormales.
ANALISTA: Sí, yo lo recomiendo, y además aprendes de la historia de Chile, tu país vecino.
PUPPETMASTER: ¿Y tú crees que es llegar y entrar a mi blog? (Broma) No, se agradece la compañía y el KitKat.
Saludos!

XaR - ElEditoR dijo...

jajá!! esto lo había visto hace un par de años, y no pensé ke lo hicieran de nuevo... como dato, creo ke es la primera o segunda acrópolis del cono sur... onda ke en muertos les ganamos al resto jajajajajaj en el cementerio de buenos aires hacen algo similar, y alguna vez alguien de edad me dijo ke si kería ver los apogeos de una sociedad me dirigiera a sus cementerios... que ahí vería por épocas como andaban las lucas; cuático.

Lo del morbo... nahhhh, si pa ver cosas raras hay ke ser raro, y la gente ke va a estos eventos van a pasarla bien, si bien son algo "excentricos" no son de aquel tipo de Wns raros jajajaja

Un amigo fue a las catacúmbas de parís, y ahí si ke te puedes morir... si te pierdes coperáste!! no te va a buscar nadie jajajaj además hay pasillos llenos de los muertos por la peste negra, creo k este loco se estaba sacando su foto y se apoya en una ruma de craneos... termina la foto y se acerca a la inscripción y decía "fosa común de muertos por peste bubónica" jajajajajaaj al WN se el encogió el escroto hasta la lengua jhajajajajajajaja

Saludines!

Tenebras_ dijo...

uh, me encantaría hacer el tour, debo confesarlo: soy un poco morboso, de hecho, cuando tenía anatomía me ofrecía para sacar los muertos de las piscinas que tenemos en la ufro, aunque esa fijación no me duró mucho, ya después era sólo por curiosidad, volviendo al tema en Temuco no hay tours nocturnos, pero he pensado al menos un par de veces meterme a la mala con algunos amigos para saber que se siente, ya que según yo, no le tengo miedo a nada. Saludos.