miércoles, diciembre 06, 2006

Quiero tener un guardaespaldas ahora

A veces, sólo por ser mujeres, estamos más desprotegidas. Me acuerdo que desde el colegio los permisos para niños y niñas eran distintos a pesar de tener la misma edad. En ese tiempo no lo entendía y me parecía injusto, pero ahora lo comparto un poco más, porque es cierto. No es lo mismo que por la noche ande en la calle una mujer o un hombre. Al hombre también lo pueden asaltar y dejarlo apenas con lo puesto, pero las mujeres se arriesgan a cosas peores... ya saben de qué hablo.
Y en el día, aunque una vaya paseando tranquila por la calle, no falta el baboso que se acerca y dice alguna rotería... incluso tocan algunos de cuello y corbata, todos caen en el mismo saco. Por eso es que me gustaría tener un guardaespaldas que sea rudo y atemorizante. Uno como Mario Baracus estaría muy bien. Así podría caminar tranquila, despreocuparme de que me roben el bolso los ciclistas que van por el costado; o ir a bailar a una discoteca y que nadie me moleste, porque mi guardaespaldas sólo les pegaría un combo en la cara y quedarían knock out. Me gustaría ser yo la que pegue los combos, esos que dan vuelta la cara y sale sangre. ¿Suena muy violento esto? Pienso que hay algunos que lo merecen, pero lamentablemente para mí, mis combos no le duelen a nadie.
Pasando a temas espaciales, comentaba con una amiga la pena que nos dio recibir nuestra revista National Geographic de diciembre... viene con un póster gigante de regalo del nuevo sistema solar, y ya no incluye más a Plutón. Me da pena porque fue dejado de lado como si no importara, y eso le pasa también a las personas, pero uno se defiende, en cambio él no.

1 comentario:

pame_figueroa dijo...

que razon tienes... seria fantastico poder camniar por la calle si tener que soportar las miradas lacivas de viejos verdes. bu. o, como dices, no saber si te sale un loco y te hace quizás que cosa.

a mi me dieron un agarrón en la calle una vez, un tipo en bicicleta, lo que más me dio rabia es que nunca me había pasado nada en stgo y fue en un pueeeblo y a la vuelta de la casa de mi abuelo.

en fin. niña. hace un año yo era un muerto viviente, un ser completamente desesperanzado y desganado de todo. pero la vida da vueltas y por la cresta que giros rápidos da a veces. ánimo, por favor no te quedes donde no estás tan feliz sólo por miedo a estar sola o al cambio. te lo digo yo, que necesite "un empujoncito" pero pucha que lo agradezco ahora.

saludos!
pame